Seleccionar página

Soy Andrea Ruiz García, jurista y futura abogada, y en este artículo vamos a tratar el tema de los delitos cometidos por los manifestantes de Hasel. La entrada en prisión del rapero Pablo Hasel el pasado día 16 de febrero ha desatado una oleada de protestas en distintas ciudades de España, causando graves enfrentamientos entre manifestantes y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como la comisión de abundantes delitos.

En el siguiente artículo, vamos a ver quién es Pablo Hasel, cuál es el motivo de las protestas por su libertad y efectuaremos un análisis jurídico de los delitos que se han cometido en ellas.

¿Quién es Pablo Hasel?

Pablo Rivadulla Duró, más conocido como Pablo Hasel, es un rapero español que se ha convertido en protagonista de la actualidad por su reciente entrada en prisión a causa del contenido de las letras de sus canciones en las que enaltece al terrorismo o produce injurias a la Corona y a las Instituciones del Estado.

En el año 2014, fue condenado por enaltecimiento al terrorismo. Sin embargo, la condena fue suspendida porque Hasel carecía de antecedentes penales y no superaba los dos años de prisión, apercibiéndole de que, si volvía a delinquir, se procedería a ejecutar la pena impuesta.

De nuevo, en el año 2018, la Audiencia Nacional volvió a condenar al rapero por enaltecimiento al terrorismo y por atentar contra la monarquía española y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Esta vez, el juez lo condenó a dos años de prisión y al pago de 24.300 euros de multa. No obstante, se consiguió una reducción de condena a nueve meses y pago de multa, decisión que fue ratificada por el Tribunal Supremo en 2020.

Es por esta condena, contemplada en sentencia firme, por la que Pablo Hasel entró recientemente en prisión.

Si quieres saber más acerca del motivo por el que ha entrado en la cárcel, te recomiendo que leas el siguiente artículo: ¿Por qué va Pablo Hasel a la cárcel?

¿Cuál es el motivo por las manifestaciones en favor de la liberta de Hasel?

El rapero tenía como fecha límite hasta el 12 de febrero para ingresar voluntariamente en prisión, pero decidió no hacerlo por estar disconforme con la sentencia que lo condenó.

Delitos cometidos por los manifestantes de Pablo Hasel

El día 15 del mismo mes, se atrincheró en la Universidad de Lérida con multitud de jóvenes que le apoyaban para dificultar su detención. Sin embargo, al día siguiente los Mossos d’ Esquadra entraron y procedieron a su detención con el objetivo de ejecutar su entrada en prisión.

A raíz de su arresto, se convocaron multitud de manifestaciones por toda España para luchar por su libertad ya que se consideró su ingreso en prisión como un ataque a la libertad de expresión. Estas manifestaciones, que han de ser pacíficas, se transformaron en agresivas. Y, lo que empezó como una simple protesta, se tornó en violencia con graves consecuencias para todos.

¿Cuáles son los delitos cometidos por los manifestantes de Pablo Hasel?

Las manifestaciones llegaron a durar más de una semana y, en la mayoría de ocasiones, desembocaron en disturbios, vandalismo y actuaciones atentatorias contra la vida humana.

La violencia callejera ha sido la protagonista de las protestas dando lugar a la comisión de múltiples delitos. Veamos cuáles se produjeron.

Delitos cometidos por los manifestantes de Pablo Hasel: Riña tumultuaria.

La riña tumultuaria se encuentra tipificada en el artículo 154 del Código Penal que castiga a quienes riñeren entre sí, acometiéndose tumultuariamente y utilizando medios o instrumentos que pongan en peligro la vida o integridad de las personas.

El bien jurídico protegido de este delito es la vida o la integridad física. Sin embargo, también se podría añadir el bien jurídico de segundo grado equivalente al orden público que se entendería vulnerado por la alteración del orden causando indudablemente alarma social.

Para que se produzca este delito se requiere que existan más de dos personas, que no sea una agresión concreta, personal y directa, de modo que no se puedan precisar los actos y responsabilidades de cada partícipe. Prácticamente la totalidad de los componentes que conformaron las protestas, mantenían una postura defensora de la libertad de Pablo Hasél. Sin embargo, una parte muy minoritaria, defendían la contraria. Dado el carácter tenso de la manifestación y la crispación generada, se llegaron a enfrentamientos físicos entre ambos grupos cumpliéndose tales requisitos.

Además, en esta riña no se requiere la mera participación, sino también la utilización de medios o instrumentos peligrosos que, como sabemos, fueron utilizados diariamente durante las manifestaciones.

Delitos cometidos por los manifestantes de Pablo Hasel: Delito de desorden público.

Estos delitos se encuentran regulados en los artículos 557 a 562 del Código Penal castigando a aquellos que lleven a cabo acciones que creen desasosiego o miedo en otros impidiendo el libre ejercicio de los derechos de los ciudadanos perturbando la paz social.

El bien jurídico protegido es el orden público que se entenderá vulnerado cuando se produzca efectivamente la alteración de la paz social, por lo que se catalogaría como un delito de resultado.

El descontento de parte de la ciudadanía generado por el ingreso en prisión de Pablo Hasél, dio lugar a protestas que lejos de llevarlas a cabo de forma pacífica, generaron situaciones que impedían el normal desarrollo de la convivencia ciudadana, abriendo paso a la posible condena por este delito con una agravación de la pena por llevarse a cabo en una manifestación.

Delitos cometidos por los manifestantes de Pablo Hasel: Delitos de daños.

Los delitos de daños se encuentran recogidos en los artículos 263 a 267 del Código Penal, en los que se castiga el menoscabo o destrucción de cosas ajenas. Se penaliza ateniendo al valor de la cosa dañada y no en función del perjuicio patrimonial que conlleve.  Esta cosa dañada deberá tener un valor patrimonial evaluable económicamente, de forma que, se excluirán los daños morales.

El bien jurídico protegido es la propiedad, ya sea de titularidad pública o privada.

El encarcelamiento del rapero dio lugar a actos vandálicos provenientes de algunos manifestantes que desembocaron en destrozos del mobiliario urbano como pintadas, quema de contenedores, daños en pavimentos… E incluso, se produjeron saqueos y destrozos en diferentes establecimientos abiertos al público.

Delitos cometidos por los manifestantes de Pablo Hasel: Delito de atentado y resistencia o desobediencia a la autoridad.

El delito de atentado a agentes de la autoridad viene recogido en el artículo 550 del CP, mientras que el delito de resistencia se encuentra en el art. 556 del mismo cuerpo legal.

La diferencia entre ambos radica en que en el de atentado existe un ánimo de causar un mal al agente mientras que, en el de resistencia se le impide a éste realizar una actuación.

El bien jurídico protegido en el delito de atentado es la garantía del correcto funcionamiento de los servicios y funciones públicas, mientras que en el del delito de resistencia o desobediencia es velar por el orden público.

Las protestas acabaron con enfrentamientos entre los manifestantes y la policía, llegando incluso a saldarse con detenidos y heridos, por llevar a cabo los primeros conductas que contravenían lo establecido por las autoridades, así como omisiones de las órdenes.

Delitos cometidos por los manifestantes de Pablo Hasel: Delito de lesiones.

El delito de lesiones se encuentra regulado en los artículos 147 a 156 ter del CP y castiga a aquellos que causen lesiones a una persona menoscabando su integridad. Su pena depende directamente del daño causado a la víctima de forma que, a mayor gravedad del daño, la pena será mayor y viceversa.

El bien jurídico que pretende proteger este delito es la salud y la integridad, tanto física como psíquica.

En las manifestaciones por la libertad de Pablo Hasél, estas lesiones han provenido por parte de tanto de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, como de los manifestantes.

Por un lado, se investiga a algunos policías por presuntos delitos de lesiones, con el propósito de disolver las protestas, al hacer un excesivo uso de la fuerza tanto en la práctica de varias detenciones como durante la realización de algunas cargas policiales.

Por otro lado, a varios manifestantes se les acusa de los delitos de desorden público y atentado a los agentes de la autoridad en concurso con un delito de lesiones. Prueba de ello lo encontramos en el lanzamiento de objetos contra la policía que impedía el paso, así como agresiones de forma más directa.

Delito de hurto y delito de robo.

El delito de hurto se encuentra regulado en el artículo 234 del CP, mientras que el delito de robo se recoge en el artículo 237 del Código Penal.

Ambos delitos implican la sustracción de un bien ajeno de forma delictiva. Sin embargo, en el robo se requiere la utilización de violencia o intimidación de las personas o fuerza en las cosas, requisito que no se exige en el hurto.

Aprovechándose del caos generado por los disturbios, un conglomerado de manifestantes saquearon establecimientos comerciales causando graves destrozos. Además, el objetivo de tales sujetos no fue únicamente el ataque a comercios, sino a otros manifestantes a quienes sustrajeron también algunas pertenencias personales.

Existe pluralidad de opiniones acerca de si la condena de Pablo Hasél es justa. Sin embargo, cabe tener en cuenta que nos encontramos en un Estado de Derecho en el que nuestra legislación penal nos establece qué es y qué no es constitutivo de delito. Cuestión distinta y discutible es la consideración que cada uno haga sobre si los hechos pueden ser calificados como delito o no.

La libertad de expresión es un pilar fundamental de cualquier democracia como así lo recoge la Carta de Derechos Humanos, las Constituciones y Leyes de multitud de países. No obstante, de este análisis puramente jurídico cabe preguntarnos, ¿sólo está la libertad de expresión detrás de todo esto?, ¿existen otros problemas sumergidos y Pablo Hasél sólo ha sido la gota que ha colmado el vaso?

Mi nombre es Andrea Ruiz García y soy graduada en Derecho por la Universidad de Valencia, donde actualmente curso el Máster de Acceso a la Profesión de Abogado. Trabajo en el Despacho de Carolina Torremocha, colaboradora de Álvaro Escudero, con quien puedes contactar en el siguiente

 

error: Este contenido está protegido.