Seleccionar página

En este breve artículo voy a tratar de explicarte de forma sencilla, haciendo un análisis exclusivamente jurídico, uno de los temas de actualidad: ¿por qué Hasel va a la cárcel?

Vamos a dejar a un lado los análisis políticos interesados y las reivindicaciones ideológicas y partidistas, para conocer realmente cuál es la razón por la que el rapero va a ingresar en prisión.

¿Qué delitos ha cometido Hasel en su trayectoria?

El conocido rapero Pablo Hasel ha sido condenado en varias ocasiones:

En 2014 fue condenado a dos años de cárcel por enaltecimiento del terrorismo.

En 2016 fue condenado a seis meses de prisión por un delito de lesiones, por agredir a un periodista.

También en 2016 fue condenado por otro delito de amenazas contra un hombre que declaró como testigo en un juicio contra él. En el día de hoy, 18 de febrero de 2021, dicha condena ha sido confirmada por la Audiencia Provincial de Lérida.

En 2020 fue condenado en sentencia firme otra vez por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona, a nueve meses de prisión y una multa de veinticuatro mil trescientos euros.

¿Por qué Hasel va a la cárcel?

De todas las condenas mencionadas anteriormente, la que ha llevado al rapero a ingresar en prisión es la que se produce en 2020.

Por qué Hásel va a la cárcel

Al ser una condena inferior a dos años, y al haber cancelado los antecedentes penales por su primera condena por enaltecimiento del terrorismo, no debería haber ingresado en prisión. Entonces, ¿por qué si ha ocurrido?. Te lo explico a continuación.

Además de los nueve meses de prisión, el juez el condenó también a pagar una multa. Al negarse a abonarla, la obligación legal del juez es decretar el ingreso en prisión.

¿Es cierto que Hásel va a la cárcel «por rapear»?

Rotundamente no. Esa afirmación es totalmente falsa y basada únicamente en intereses políticos.

Hasel fue condenado por cometer delitos: enaltecer el terrorismo en las letras de sus canciones, y por incluir en las mismas afirmaciones injuriosas contra la corona.

¿La Libertad de expresión protege las expresiones de Hasel?¿Por qué va Hasel a la Cárcel?

En primer lugar, debemos aclarar que el Derecho a la Libertad de expresión, por suerte, es un derecho muy amplio pero no es absoluto, ni debe serlo. El límite a la Libertad de expresión son los derechos de otras personas.

Lo que nunca puede ni debe proteger la Libertad de expresión es la comisión de otros delitos, como se pretende en este caso.

Pretender que la libertad de expresión ampare la comisión de delitos y la vulneración de derechos de otras personas es, cuando menos, una petición que nos situaría fuera del marco democrático.

La cuestión no es si Hasel debe ingresar en prisión con base en la ley actual, pues no hay dudas de que sí. La cuestión a valorar es si los actos que conlleven enaltecimiento del terrorismo y las afirmaciones que constituyan injurias a la corona deben ser límites a la liberta de expresión y, por tanto ser delito. Ese es el debate.

¿Debe ser delito el enaltecimiento del terrorismo?

En cuanto al enaltecimiento del terrorismo, por supuesto que debe ser delito. Un acto tan deleznable, tan dañino, que causa tanto daño a la sociedad y, sobre todo, que es tan peligroso, debe ser constitutivo de delito.

Ninguna sociedad puede permitirse despenalizar un delito cuyas consecuencias serán, con toda seguridad, que terminen cometiéndose actos terroristas. Máxime tratándose de España, un país que, por desgracia, ha sufrido el terrorismo durante muchas décadas.

Pedir que se elimine este delito no implica únicamente legitimar los actos terroristas, implica también querer provocar que la sociedad termine sufriéndolos.

¿Deben ser delito las injurias a la corona?

En este caso, el debate sí admite con facilidad más opiniones.

A mi parecer, ninguna injuria debe ser amparada por el Derecho a la Libertad de expresión. Por tanto, los miembros que forman parte de La Corona, al igual que los de cualquier otra institución del Estado, no deben quedar desamparados ante afirmaciones injuriosas.

Las críticas políticas a cualquier persona o institución son libres, pero nunca pueden ni deben atentar contra el honor de nadie con afirmaciones que sean constitutivas de injurias.

Otro debate, totalmente legítimo e independiente a este, es si la Corona debe ser una institución: es decir, el modelo de estado. Pero mientras lo siga siendo, como cualquier otra institución, no puede quedar desamparada ante este tipo de hechos delictivos.

Soy Álvaro Escudero, abogado especialista en Derecho penal.

 

error: Este contenido está protegido.