¿Sabes distinguir una lesión grave de una leve?

Y si lo extrapolamos al ámbito jurídico, ¿conoces las diferencias entre un delito de lesiones grave y sus variantes leve o muy grave?

El delito de lesiones, regulado en los artículos 147 a 156 del Código penal, consiste en perjudicar la salud, ya sea física o mental, de otra u otras personas.

De todas estas modalidades de delitos te voy a hablar en este artículo y, también de las penas que se suelen imputar en cada una de ellas.

 

Tipos de lesiones

En función de las consecuencias de la agresión, podemos encontrar tres tipos de lesiones:

  • Lesiones leves: cuando para la curación no se necesita tratamiento médico o quirúrgico.
  • Lesiones graves: cuando sí se requiere tratamiento médico o quirúrgico para la sanación.
  • Lesiones muy graves: se producen cuando hay mutilación o deformidad, cuando se causa impotencia o esterilidad y cuando se provoca una grave enfermedad.

 

Diferentes variantes del delito de lesiones graves

Dentro de este tipo de lesiones, hay una serie de matices y valoraciones del Código penal según cómo se produzca el acto delictivo en sí.

Sin utilizar armas

El artículo 147 del Código penal nos dice que la persona que cause a otro una lesión que requiera tratamiento médico o quirúrgico, podrá ser condenada hasta con tres años de prisión o con una multa de hasta doce meses.

Uso de armas

En el caso de que el denunciado haya utilizado un arma o un objeto peligroso para causar la lesión, para saber qué condena puede imponerse, tendremos que acudir al artículo 148 del Código penal. En este caso, la condena que el juez sentenciará podrá ser de dos a cinco años de prisión.

delitos de lesiones graves pena

Delitos con determinadas circunstancias

Igualmente, tendremos que tener en cuenta la pena de hasta cinco años de prisión establecida en el artículo 148 en los siguientes casos:

  • Cuando hay alevosía (imposibilidad de defensa) o ensañamiento (más sufrimiento del necesario).
  • Cuando la víctima es menor de 14 años, o es mayor, pero tiene una discapacidad.
  • Si es violencia de género
  • Si la víctima es especialmente vulnerable y convive con el denunciado.

Lesiones graves causadas por una imprudencia

También existe la posibilidad de que las lesiones se causen sin querer, es decir, debido a una acción imprudente del denunciado. En estos supuestos, la condena será menor, ya que no existía la intención de dañar, pero sí se conocía el riesgo de que pudiese suceder.

El artículo 152 del Código penal nos dice que, si la imprudencia es grave, dependiendo de la gravedad de la lesión, se podrá imponer una condena de hasta tres años de cárcel, en el peor de los casos.

Si la imprudencia que causa la lesión no es grave, la condena máxima será una multa de doce meses.

 

Delito de lesiones muy graves

Aunque no se denominen así en el Código Penal, podemos considerar como delitos de lesiones muy graves los que se dan en las siguientes circunstancias:

  • Causan la pérdida o inutilidad de un órgano o miembro principal.
  • Causan la pérdida de un sentido (por ejemplo, dejar ciega a una persona).
  • Provoca impotencia o esterilidad.
  • Genera una grave deformidad.
  • Causa una enfermedad grave, ya sea somática o psíquica.
  • Provoca una mutilación genital (por ejemplo, la extirpación del clítoris o del pene).

Para estos casos, el artículo 149 del Código penal impone una condena de seis a doce años de prisión.

Pero, ¿Qué ocurre si la pérdida, inutilidad o deformidad afecta a un órgano NO principal?
En estos casos, el artículo Código penal prevé una posible condena de tres a seis años de cárcel.

 

Indemnización por delitos de lesiones graves

Como en cualquier otro delito, el condenado deberá indemnizar económicamente los daños causados y las secuelas.

El juez, en la sentencia, además de imponer la condena de prisión o multa, especificará qué cantidad económica tiene que pagar el condenado.

Esa cantidad, variará en función de las lesiones concretas y de las secuelas definitivas que se le queden a la víctima. También, de los días de baja laboral que sufra por ello.

delito de lesiones imprudente

 

He sufrido delito de lesiones grave. ¿Qué debo hacer?

En el caso de haber sufrido un delito de lesiones graves, lo primero que debes hacer es acudir a un centro médico o urgencias para que puedan valorar tu estado de salud y emitan un parte médico.

Después, lo más importante es interponer una denuncia ante la policía o el Juzgado de Guardia del lugar donde ha sucedido.

La denuncia va a marcar el procedimiento judicial, para bien o para mal, por lo que es conveniente que esté redactada, si es posible, por un abogado especializado en delitos de lesiones graves.

Una vez iniciado el procedimiento judicial, se llevará a cabo de investigación judicial por parte del juez de instrucción y, si existen indicios de culpabilidad, el caso llegará a juicio.

Ya, después del juicio, se dictará sentencia por parte del juez competente.

¿Qué pasa si no tengo abogado?

En el caso de que decidas no designar un abogado que defienda tus intereses, dejarás en manos de la fiscalía la decisión de acusar o no acusar al denunciado.

Además, tampoco estarás al tanto de lo que sucede en el proceso, ni podrás solicitar de forma oficial las pruebas que te interesen.

¿Cuándo será el juicio por delito de lesiones graves?

Aunque el procedimiento judicial avance, el juicio no se hará hasta que las lesiones se curen o, en el caso de que sean incurables, las secuelas se estabilicen.

Esto es así para que se pueda establecer la indemnización económica.

 

¿Estás inmerso/a en un presunto delito de lesiones?

CONTACTA CONMIGO

 

error: Este contenido está protegido.