Seleccionar página

¿Cada vez que una persona es acusada de la muerte de otra es un asesino/a?

Hoy te voy a hablar de dos delitos contra la vida muy graves, que tienen muchas similitudes, pero en los que es necesario matizar algunos detalles.

¿Sabes cuál es la diferencia entre asesinato y homicidio? Aunque es cierto que el resultado de ambos delitos es el mismo: provocar la muerte de una persona. Sin embargo, se distinguen en la forma de provocar esa muerte.

En este breve artículo, voy a explicártelo de forma sencilla.

 

Qué es asesinato y homicidio

¿Conoces las definiciones de asesinato y homicidio y dónde se encuentran regulados?

El homicidio es un delito contra la vida humana que está regulado en el artículo 138 del Código Penal: “el que matare a otro será castigado, como reo de homicidio, con la pena de diez a quince años de prisión”.

Por otro lado, el asesinato es otro delito contra la vida tipificado en el artículo 139 del Código Penal: “será castigado con la pena de prisión de quince a veinticinco años, como reo de asesinato, el que matare a otro concurriendo alguna de las circunstancias siguientes”.

Esas circunstancias que menciona la Ley, te las explico a continuación. Y es que, con que se dé una de ellas, será suficiente para considerarlo asesinato.

 

Situaciones clave para diferenciar entre asesinato y homicidio

Los dos delitos consisten en la muerte de una persona ejecutada por otra de manera injusta. Las circunstancias en las que se produce son las que marcan la diferencia entre asesinato y homicidio:

 

Alevosía

La alevosía significa que la persona que comete el asesinato se asegura, de alguna forma, que la víctima no puede defenderse.

Un claro ejemplo de ello de es atacar sorpresivamente por la espalda o, mientras la otra persona duerme.

 

Ensañamiento

Otra situación que marca la diferencia entre un homicidio y un asesinato es el ensañamiento. Esta circunstancia agravante de la responsabilidad criminal significa provocar en la víctima más dolor del necesario para matarle. Es decir, no solamente se busca provocar el fallecimiento de esa persona, sino que también se pretende hacerle sufrir antes.

A veces se confunde el término coloquial de ensañarse y el término jurídico de ensañamiento. Pongo un ejemplo de ello: una persona mata a otra dándole diez puñaladas. ¿Es ensañamiento?. No necesariamente, y te lo explico a continuación:

No puede saberse si la puñalada que provoca la muerte es de las primeras y las demás se producen, por tanto, a un cadáver. El ensañamiento ha de ser contra una persona aún viva.

Tampoco puede saberse si la puñalada que mata es de las últimas. Pero en ese caso, habrán sido las necesarias para matar, siempre y cuando fuese el objetivo de todas.

Solamente se considerará que sí hay ensañamiento si se acredita que hay puñaladas cuyo objetivo no es matar, sino hacer sufrir a la víctima. Por ejemplo, clavar el cuchillo, a propósito, en partes del cuerpo no vitales.

 

que es asesinato

 

Precio o recompensa

Con este apartado quiero resaltar que, cuando se provoca la muerte de una persona acordando el pago de una cantidad de dinero o una recompensa por hacerlo (los llamados sicarios), será considerada asesinato.

En este caso, se condenará por dicho delito, no solamente a la persona que lo ejecuta, sino también a quien lo ordena.

 

Delito medial

El delito medial es otra de las circunstancias que diferencia a un asesinato de un homicidio.

Cuando la muerte de la persona se provoca para poder cometer otro delito (por ejemplo, entrar en un establecimiento y matar el dependiente para poder robar), es asesinato.

Y también cuando se provoca para ocultar un delito (por ejemplo, matar a alguien que te ha visto violar a alguien, y evitar así que lo denuncie).

 

El homicidio puede ser imprudente, el asesinato no

Mientras, por otro lado, hay que distinguir los tipos de homicidio. Este puede ser doloso, es decir, matar intencionadamente a alguien; o puede ser un homicidio imprudente: matar a alguien cuando el objetivo era otro (por ejemplo, quieres lesionar a una persona empujándole, se cae de espaldas, se da en la nuca y muere).

La condena por homicidio imprudente podrá variar en función de la gravedad de dicha imprudencia:

  • Si es una imprudencia grave, la pena son de uno a cuatro años de cárcel.
  • Si es una imprudencia menos grave, la condena será una multa.

El asesinato, por su parte, nunca puede ser imprudente, porque las circunstancias que hemos analizado anteriormente hacen que necesariamente siempre sea intencionado.

 

Asesinato y prisión permanente revisable

Al inicio de este artículo ya te comentaba que la condena por asesinato son de quince a veinticinco años de prisión. Sin embargo, hay algunos casos concretos en los que se puede imponer la prisión permanente revisable:

  • Matar a más de dos personas.
  • Matar a un menor de 16 años o a una persona especialmente vulnerable.
  • Violar a la víctima y luego matarla.
  • Pertenecer a una banda criminal y matar a alguien.

 

Ahora que ya conoces la diferencia entre asesinato y homicidio ¿necesitas aclarar más dudas conmigo?

Como abogado penalista, puedo ayudarte si has si acusado en algún delito.

Contáctame a través del siguiente formulario:

error: Este contenido está protegido.