¿Sabías que en nuestro ordenamiento jurídico existe la posibilidad de que la comisión de un delito dé lugar a una indemnización en materia civil? Pero, no solo por daños morales y psicológicos, sino también por daños materiales.

Por ello, en este artículo te vamos a exponer las nociones principales acerca de la denominada responsabilidad civil derivada del delito. Y lo vamos a hacer tratando su concepto, naturaleza jurídica, distintas cuestiones de interés y los sujetos que son civilmente responsables y, que no necesariamente, tienen porque ser los penalmente responsables.

 

¿Qué entendemos por responsabilidad civil en un procedimiento penal?

La regulación de la responsabilidad civil derivada del delito está recogida en los artículos 109 y siguientes del Código Penal, con matices diferenciadores respecto a la recogida en el Código Civil.

Podemos afirmar que la responsabilidad civil en el proceso penal consiste en la restitución del bien, en la reparación o, incluso, en la indemnización del daño causado a través de los hechos susceptibles de comisión de un ilícito penal.

Lo que se pretende con esta regulación es el resarcimiento de los daños ocasionados al perjudicado, que no tiene por qué ser la víctima del delito, ya sea un delito de lesiones graves o de otro tipo.

Así, se contempla la posibilidad de distintas alternativas para el perjudicado dentro del procedimiento penal:

  • Opción de renunciar a exigir la responsabilidad civil
  • Posibilidad de optar por exigir dicha responsabilidad ante la Jurisdicción Penal
  • Reservar expresamente su derecho a exigir esa responsabilidad civil derivada del delito ante la Jurisdicción Civil.

 

responsabilidad civil indemnizacion delito

 

¿Cuál es la naturaleza jurídica de la responsabilidad civil derivada del delito?

Como su propio nombre indica, la naturaleza jurídica de la institución que estamos analizando es civil, y no penal, pese a que su regulación se contemple en el Código Penal.

Esto es así, principalmente, porque el fundamento de la responsabilidad civil derivada de un delito no se encuentra en el delito propiamente dicho, sino que se encuentra en el daño producido. Puede haber delito sin responsabilidad civil y, por el contrario, el sujeto puede ser inimputable penalmente, pero no civilmente.

Dicho de otra forma, la responsabilidad civil no encuentra su verdadero origen en el delito, sino en el hecho objetivo que ha tenido como consecuencia la producción de un hecho dañoso, que debe ser reparado.

¿Quiénes están exentos de responsabilidad criminal según el Código Penal?

Debemos añadir, además, que el principio de personalidad aplicable en la imposición de la pena no lo es a la hora de exigir la responsabilidad civil, ya que esta es exigible frente a distintas personas en función del sujeto que haya cometido el delito. No así la responsabilidad penal, exigible solo respecto del sujeto que ha cometido los hechos.

Un ejemplo, sería el del artículo 20.1 del Código Penal. En él se contempla que están exentos de responsabilidad criminal aquellos que por una anomalía o alteración psíquica no pudiesen comprender la ilicitud del hecho que están llevando a cabo.

En este caso, el artículo 118 del Código Penal dispone que responderá quién haya ejercido su apoyo legal (tutor, curador) o de hecho, y “siempre que haya mediado culpa o negligencia por su parte”.

 

Soy Daniel Jordán, miembro del equipo del despacho penalista del abogado defensor, Álvaro Escudero.

 

¿Necesitas resolver más dudas sobre la responsabilidad civil derivada del delito, o quieres que te ayudemos con tu procedimiento penal?

error: Este contenido está protegido.